sábado, 24 de mayo de 2014

Algunas de las primeras obras de Schoenberg.

Hoy no toca comerse mucho el tarro, entre otras cosas porque es muy tarde, así que me voy a limitar compartir con quien se pase por aquí un par de obras de Arnold Schoenberg, más concrétamente de su primera época, para variar. Ya veré si más adelante se me antoja continuar y dedicarle un monográfico, desde sus inicios a sus últimas obras.
La primera de ellas será Verklärte Nacht (La noche transfigurada), 1899, el opus 4 del autor. Es un sexteto de cuerda, aunque también hay versión para orquesta de cuerda (la partitura para quien le interese, es fácil de conseguir en IMSLP). Está basado en el siguiente poema de Richard Dehmel (lo copio directamente de la wikipedia, traducción de Andrés Gore): 

Dos personas caminan a través de un desnudo bosque frío;
La luna corre sobre ellos, se miran en ella.

La luna corre sobre los altos robles;
ni una nube oscurece la luz del cielo
donde las negras ramas se extienden.
La voz de una mujer habla:

“Llevo un niño, y no es de usted,
camino en pecado junto a usted,

he cometido una gran ofensa contra mí misma.
Yo ya no creía que pudiese ser feliz,
y sin embargo, tenía el fuerte deseo
de sentir la plenitud, la felicidad de ser madre.

Y por ello, he cometido un descaro,
así que, temblando, entregué mi sexo

a los brazos de un hombre extraño,
y así quedé embarazada de él.

Ahora la vida se ha cobrado su venganza:
Ahora te pertenezco, oh, te he encontrado.”

Ella camina con paso torpe.
Ella levanta la vista; la luna corre sobre ellos.
Sus ojos oscuros se ahogan en la luz.
La voz de un hombre dice:

“Ese niño, ese que tu has recibido,
su alma no es una carga.
Sólo hay que ver ¡cuán claro brilla el universo!
Hay un resplandor en todas las cosas
Usted va a la deriva junto a mí en un oceano frío,
pero una calidez especial parpadea
desde usted hacia mí, desde mí hacia usted.

Esa llama tranfigurará al niño,
al que usted le dará vida, como si fuese mío.
Usted me ha traído la luz,

Usted ha hecho un niño de mí.”
El posa su mano en sus anchas caderas
mientras sus alientos se entremezclan en el aire.
Dos personas caminan a través de la alta noche brillante.

(Algo de información sobre Dehmel, para contextualizarnos: http://es.wikipedia.org/wiki/Richard_Dehmel)

Y por fin el vídeo: 


Respecto a esta obra hay una anécdota curiosa, en referencia a un acorde "inexistente" que causó cierta polémica en ambientes conservadores, pero nos la contará el mismo Schoenberg tal como la relata en su tratado de Armonía:
"En mi sexteto Noche transfigurada he escrito, en el siguiente contexto, sin saber lo que hacía desde el punto de vista teórico, simplemente guiándome por mi oído, la inversión de un acorde de novena:
 Veo con disgusto que precisamente se trata de la inversión considerada por los teóricos como la más inimaginable (...).Ahora comprendo yo la indignación, para mí inconcebible entonces, de cierta sociedad de conciertos que rechazó mi Sexteto a causa de este acorde (en eso fundaron realmente su rechazo). Naturalmente: la inversión del acorde de novena no existe: así, pues, nada de estreno, pues no se puede estrenar lo que no existe. Y tuve que esperar algunos años. Por lo demás, cuando se estrenó, nadie se fijó en que había un acorde de novena en cuarta inversión."
La siguiente obra que enlazaré aquí, que acabo de escuchar entera hoy, y a la que le quiero dedicar un día más tiempo y de paso escucharla un par de veces con la partitura es Gurre-lieder (del año 1901 la primera parte, aunque la acabo en 1911, justo el año del tratado de Armonía que citaba antes).
Esta obra está compuesta para una orquesta enorme, de las más grandes que he visto (no sé si Mahler la sobrepasaría o no). En fin... esa moda posromántica de emplear orquestas grandísimas, que luego provoca tantos problemas a la hora de montar la obra. He de decir que acaba en el acorde de Do Mayor más tocho que me he encontrado nunca, equiparable al del final de Saint Francois, que se las trae también. He de decir que la partitura está también en IMSLP, para quien quiera comprobarlo (atención al Do sobreagudo final del flautín 1)
Suelen decir que esta obra recuerda el estilo de Wagner y Mahler, pero yo la verdad es que aquí veo más toques de Mahler que de Wagner (y también mucho de Schoenberg, por supuesto) 
Ahí va el vídeo:



Al igual que la anterior está basada también en un poema, del cual enlazaré el texto aquí: http://www.kareol.es/obras/cancionesschonberg/gurre.htm

Y eso es todo por ahora. Me voy a la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario