domingo, 14 de diciembre de 2014

La afinación a 432 hz.

Seguramente alguna vez habréis leído algo similar a esto:
Un ministro de propaganda nazi creó un decreto universal en 1939 por el que se instaba a a todo el mundo a afinar el LA a 440 hz en lugar de a 432, frecuencia a la que se afinaba toda la música hasta el momento. Esto provoca en la gente una determinada forma de pensar y sentir y los mantiene sumidos en un desorden interno.
El LA afinado a 432 ha estado oculto al mundo por ser el punto de balance sónico de la naturaleza.
Luego he encontrado en Youtube vídeos de música afinada a 432, llenos de comentarios de gente agradecida que siente su efecto sanador, por llamarlo de alguna manera. Aquí un ejemplo:

Como habréis escuchado, no es precisamente una grabación de Xenakis a 432. Y tampoco las vais a encontrar, el efecto benéfico del La a 432 hz. se encuentra sobre todo cuando bajas de tono el repertorio para bodas o música maravillosa para gente maravillosa... ¿Por qué será? Ya me gustaría ver el efecto curativo de esta obra de aquí abajo afinada a 432:



He encontrado también alusiones a un llamado "diapasón científico" de Verdi, que se supone que escribió una carta al gobierno italiano pidiendo que se usara un diapasón a 432, por "exigencias matemáticas". No sé, yo lo acabo de ver hoy, pero igual es que la información que manejo es muy mainstream y materialista y por eso no me he enterado antes. Con poner en Google todas estas cosas de las que hablo os saldrán enlaces en los que "culturizaros" y saber a qué me refiero. Después de un rato leyendo cosas de estas, parece que toda la culpa de los males del mundo la tienen esos malditos oboístas empecinados en dar un LA a 440 para que la orquesta afine...

En fin ¿Para qué seguir? la historia de los distintos diapasones a lo largo de la historia es algo más complejo que eso de que llegara Goebbels y dijera "¡Por mis santos cojones, aquí afina todo el mundo a 440!". Incluso el diapasón a 415 que se emplea para la música antigua es una convención. Se sabe que el diapasón variaba de lugar en lugar, y había sitios en los que quizá estuviera a 415, mientras que en otros podía llegar a 460. En cualquier caso, si de verdad os interesa el tema, os recomiendo que os informéis en libros de historia de la música que se metan en estos asuntos de una manera objetiva y científica. No en cualquier enlace que te aparezca en Google sin citar fuentes.
Lo que sí puede ser cierto es que el diapasón, en general, ha subido, pero eso lo único que produce es más brillantez al ser el tono más agudo. Es fácil de comprobar, si el LA con el que afinamos es 440 hz., la frecuencia del Sol# es 415.3 hz. Afinar a 415 sería simplemente tocar la música medio tono más baja, es normal que suene menos brillante, es la misma diferencia que hay entre tocar la misma pieza en Do Mayor o Si Mayor.

Y ya que estoy tirando mitos por tierra, tampoco tiene el menor sentido atribuirle a cada tonalidad unas características diferenciadas, al menos en el temperamento igual, ya que todos los acordes suenan igual de afinados (o desafinados, según se mire). Eso tenía sentido cuando se empleaban temperamentos en los que cada acorde sonaba distinto.

Me voy, pero os dejo de regalo esto que estoy escuchando ahora, Pieza para trombón y piano de Guy Ropartz (supongo que afinada a 440, no me voy a parar a comprobarlo):



No hay comentarios:

Publicar un comentario